Osteopatía

La osteopatía se define como el conjunto de técnicas manuales destinadas a mejorar la movilidad del tejido conectivo, ya sea a nivel óseo, muscular, tendinoso, articular, craneal o visceral, todos ellos interrelacionándose por la red de tejido fascial que interconecta las diferentes partes del cuerpo humano.

La osteopatía, a diferencia de otras terapias específicas, no tiene como objetivo conseguir un alivio inmediato del síntoma del paciente, sino el de llevar al cuerpo a un adecuado equilibrio para que sea el propio cuerpo quien se autorregule y vuelva a la normalidad. Su máxima reside en la visión holística del cuerpo humano, entendiendo éste como una unidad, y no como un conjunto independiente de órganos y estructuras.

Sin entrar en guerra de intereses ni en el marco legal en el que se encuentra la osteopatía en España, lo cierto es que la mayoría de fisioterapeutas que trabajan en el ámbito privado la utilizamos y con muy buenos resultamos. La fisioterapia y la osteopatía se complementan a la perfección, y el abanico de posibilidades para nuestros pacientes aumenta exponencialmente.

Existen diferentes ramas dentro de la osteopatía, la “estructural”, más centrada a nivel musculoesquetico en relación a la columna y articulaciones, la “craneal”, centrada en liberar las tensiones membranosas a nivel interno como también la de los propios huesos del cráneo. Y por último, la osteopatía “visceral” que se centra en el trabajo manual de nuestras vísceras con el objetivo de recuperar su movilidad. Pero la realidad es que existe una interrelación entre todas ellas, y en una sesión de osteopatía normalmente se tocan todas sus vertientes.

La osteopatía se define como el conjunto de técnicas manuales destinadas a mejorar la movilidad del tejido conectivo, ya sea a nivel óseo, muscular, tendinoso, articular, craneal o visceral, todos ellos interrelacionándose por la red de tejido fascial que interconecta las diferentes partes del cuerpo humano.

La osteopatía, a diferencia de otras terapias específicas, no tiene como objetivo conseguir un alivio inmediato del síntoma del paciente, sino el de llevar al cuerpo a un adecuado equilibrio para que sea el propio cuerpo quien se autorregule y vuelva a la normalidad. Su máxima reside en la visión holística del cuerpo humano, entendiendo éste como una unidad, y no como un conjunto independiente de órganos y estructuras.

Sin entrar en guerra de intereses ni en el marco legal en el que se encuentra la osteopatía en España, lo cierto es que la mayoría de fisioterapeutas que trabajan en el ámbito privado la utilizamos y con muy buenos resultamos. La fisioterapia y la osteopatía se complementan a la perfección, y el abanico de posibilidades para nuestros pacientes aumenta exponencialmente.

Existen diferentes ramas dentro de la osteopatía, la “estructural”, más centrada a nivel musculoesquetico en relación a la columna y articulaciones, la “craneal”, centrada en liberar las tensiones membranosas a nivel interno como también la de los propios huesos del cráneo. Y por último, la osteopatía “visceral” que se centra en el trabajo manual de nuestras vísceras con el objetivo de recuperar su movilidad. Pero la realidad es que existe una interrelación entre todas ellas, y en una sesión de osteopatía normalmente se tocan todas sus vertientes.

Osteopatía

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?